Concentración en Dist. trigal en rechazo a la situación del país.
(Foto: Rafael Freites).

La protesta encabezada por Carlos Paparoni frente al ministerio de Alimentación el pasado miércoles trajo consecuencias violentas. El periodista del canal colombiano, NTN24, Oliver Fernández, fue agredido por afines al Gobierno quienes demostraron su intolerancia ante la cobertura del hecho.

El periodista fue muy claro al expresar la situación vía Twitter, en donde además colgó un video que permite observar y escuchar entre insultos, como él y su equipo eran llamados vende patrias, posiblemente por no encontrarse del lado del oficialismo, ademas de que los mismos agresores exigían que el pueblo fuese el entrevistado y no la oposición quien se plantó frente a la institución a protestar por el déficit alimenticio en el país.

No es la primera vez que sucesos de este tipo ocurren en Venezuela, no sólo con reporteros de medios de comunicación nacional, si no con aquellos que vienen a cubrir informaciones destacadas de medios internacionales. Las agresiones van mucho más alla de un golpe o un insulto. Es el simple hecho de evitar el derecho a trabajar y a expresar la realidad de un país.

La violencia registrada en este suceso no hace más que agregar otro caso a las actuales 24 situaciones que compromenten la libertad de expresión y al derecho de información reportados, sólamente en febrero, según el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa.

Fuente – El Carabobeño