(Foto Archivo)

El Gobierno nacional condena al pueblo venezolano a morir debido a la escasez y los altos costos de los medicamentos, denunció José Brito, diputado opositor a la Asamblea Nacional.

Brito señaló que el Losartan, medicamento usado principalmente para tratar la presión arterial alta, tiene un valor de 40 mil bolívares, lo que representa aproximadamente el salario mínimo de un ciudadano.

A su juicio, los venezolanos están en presencia de un exterminio silencioso. “Condenan a nuestro pueblo a morir de mengua, la gente se está muriendo, los hipertensos, los pacientes renales, diabéticos, entre otras patologías” detalló.

Hizo referencia a las precarias condiciones en las que deben trabajar los médicos y lamentó que el Gobierno les diera la espalda, ya que no cuentan con herramientas, equipos, ni medicamentos para salvar vidas.

El parlamentario sostuvo que la población debe escoger si compra dos paquetes de arroz o un medicamento, mientras el Gobierno niega la situación.

Fuente – El Carabobeño