N’Golo Kanté marcó el único tanto del compromiso/Foto: AFP

El Chelsea se clasificó para la semifinales de la FA Cup tras imponerse este lunes al Mánchester United, vigente campeón del torneo, con un solitario gol del francés N’Golo Kanté al inicio del segundo tiempo.

La expulsión por doble amarilla del centrocampista español Ánder Herrera (35) fue determinante en el desenlace de un partido en el que los Blues dominaron más y tuvieron más ocasiones de gol ante un United que se fue diluyendo con el paso de los minutos.

El equipo londinense se clasifica para las semifinales de la copa inglesa, donde se enfrentará al Tottenham, según el sorteo realizado tras el partido.

La otra semifinal la disputarán el Arsenal y el Mánchester City. Los partidos se jugarán en Wembley el 22 y 23 de abril.

El duelo en Stamford Bridge comenzó como estaba previsto: con los dos equipos buscando la portería rival.

El armenio Henrikh Mkhitaryan tuvo la primera ocasión para el United (12) y el Chelsea respondió con intentos del belga Eden Hazard (16) y de Gary Cahill (16).

Sin embargo, en el minuto 36 llegó la jugada que cambió el signo del partido. El español Ander Herrera cometió una falta sobre Hazard y el árbitro le mostró una segunda cartulina amarilla, por lo que el United se quedó en inferioridad (35).

“Hazard comenzó el partido y no podía jugar. Todo el mundo lo vio”, declaró el técnico italiano del Chelsea Antonio Conte respecto a las patadas que recibió el jugador y que motivaron la expulsión de Herrera.

Conte aún puede lograr el doblete liga y copa en su primera temporada como entrenador del Chelsea.

“Michael Oliver es un árbitro con un potencial fantástico, pero en cuatro partidos (pitados al United) nos ha señalado tres penales y una tarjeta roja. No puedo cambiar esto”, dijo con sorna el portugués José Mourinho tras la eliminación de su equipo.

“Se puede analizar desde diferentes perspectivas, pero se vio un partido antes de la expulsión y otro después. Y se pueden comparar esas dos amarillas (a Herrera) con otras acciones no castigadas”, criticó el técnico del United.

– Expulsión determinante –

La expulsión encendió aún más un ambiente de por sí caldeado y el árbitro tuvo que llamar al orden a los dos entrenadores, que se habían enzarzado en una discusión en la banda.

Tras la expulsión, Mourinho dio entrada al belga Marouane Fellaini por Mkhitaryan y el United perdió punch en ataque, aunque contuvo al Chelsea y llegó al descanso con el marcador inicial.

Tras la pausa, el Chelsea siguió dominando y finalmente encontró el premio del gol, en una jugada en la que la pelota llegó a Kanté en la frontal del área y el mediocentro francés se sacó un derechazo que sorprendió a David de Gea (51).

El United respondió al gol con una enorme ocasión para empatar: en un error de cálculo, el brasileño David Luiz no llegó a despejar un balón largo en el centro del campo y Marcus Rasford se aprovechó para plantarse en el área rival, pero tras deshacerse del marcaje de Cahill, su disparo lo repelió el belga Thibaut Courtois (59).

Tras esa jugada, el equipo visitante si pareció bajar los brazos y el Chelsea tuvo tres oportunidades casi consecutivas para sentenciar, pero ni el nigeriano Victor Moses (60), ni el español Diego Costa (60), ni el brasileño Willian (62) acertaron a batir a De Gea.

Con el paso de los minutos, el United pagó el esfuerzo físico y el Chelsea se contentó con conservar el balón para evitar sustos.

Cesc Fábregas pudo sentenciar en el descuento (90+2), pero se encontró de nuevo con De Gea, que evitó una derrota mayor a su equipo.

Fuente – El Carabobeño