Cipriana Ramos, presidenta del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio)

La nueva orden del Gobierno de tomar las panaderías para supervisar la venta de pan es la continuación del Plan de la Patria. Cipriana Ramos, presidenta del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), está convencida de que todos los controles han terminado en anarquía.

Ramos recordó que los productos de empresas, comercios y tierras intervenidos por el Gobierno han desaparecido. “No podemos esperar que pase algo diferente porque se están atacando las consecuencias y no las causas. No hay pan porque no hay suficiente trigo para las panaderías”.

Ramos explicó que los molinos que sirven a Caracas, Miranda y Vargas están paralizados.“Esas panaderías no van a recibir el trigo suficiente. El trigo lo está importando CASA con divisas a 10 bolívares por dólar porque es producto alimenticio. Una cantidad la están vendiendo a un precio regulado y otra parte llega a las panaderías a otro precio”.

Unión Radio

Fuente – El Carabobeño