Foto: ( REUTERS/Carlos Garcia Rawlins )

Un grupo de parlamentarios opositores, luego de escuchar el discurso del diputado, Julio Borges, se dirigieron a la sede del Tribunal Supremo de Justicia a protestar por sus derechos y por la evidente violación a las leyes constituciones y a la Asamblea Nacional.

Un cordón de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) custodiaba la zona y se enfrentó a los legisladores entre los que destacaron, Juan Requesens y Carlos Paparoni, quienes gritaban entre empujones y forcejeos, que no iban a  descansar hasta conseguir la libertad y la democracia que necesitan.

El enfrentamiento llevó a los diputados a lanzarle a los uniformados los pedazos de la sentencia del TSJ que violenta su trabajo, y que además les roba su inmunidad parlamentaria.

Una y otra vez Requesens reiteró que no acatarían la decisión del Poder Judicial, por ser una clara prueba de golpe de Estado en contra de la ciduadanía venezolana y su institucionalidad.

Con la camisa rota el parlamentario enfatizó que aunque los agredan y los golpeen no pararan porque el pueblo se está muriendo de hambre y hay que luchar por el futuro del país.

Fuente – El Carabobeño