[ad_1]

El Bayern no pasó hoy de un empate a un gol en casa ante el Schalke en un partido, en el que incluso, por las ocasiones que tuvo el contrario en la primera parte, hubiera podido correr peor suerte.

Era un encuentro especial para Philip Lahm, que al entrar en el minuto 77 por Rafinha sumó su partido 500 con la camiseta bávara, y para el español Xabi Alonso, que alcanzar el centenar de apariciones con el Bayern, pero el equipo de Gelsenkirchen se encargó de aguar la fiesta y, ahora, lo que valga el empate depende en buena parte de lo que haga el RB Leipzig, en el último choque de la tarde, contra el Borussia Dortmund.

La goleada de la jornada la logró el Hoffenheim que derrotó por 4-0 a Maguncia, con lo que asciende provisionalmente al tercer lugar, mientras que el Hertha siguió metido en la lucha por Europa al ganarle en casa por 1-0 al Ingolstadt.

El duelo del Bayern contra el Schalke volvió a mostrar a un líder que se abandona a la calidad de su plantilla para tratar de resolver los partidos con acciones individuales y que no se está mostrando tan dominante como en temporadas pasadas.

El entrenador del Bayern, Carlo Ancelotti, le dio una pausa a los laterales Philipp Lahm y David Alaba y puso en su lugar a Rafinha y a Juan Bernat aunque en los últimos veinte minutos el italiano envió al campo a sus titulares habituales.

Además, el Bayern tuvo que prescindir por lesión de Franck Ribery, que fue sustituido por el brasileño Douglas Costa.

Thiago Alcántara, tras recuperarse de una lesión muscular, estuvo otra vez en la convocatoria pero empezó el partido en el banquillo mientras que el chileno Arturo Vidal volvió al equipo titular.

El Bayern se pronto en ventaja, por intermedio de Robert Lewandowski con un remate dentro del área a pase de Vidal -su decimoquinto tanto-, pero el Schalke se sacudió pronto del golpe y durante la primera parte incluso ponerle su sello al partido.

El empate llegó en el minuto 13, con un gol de falta del brasileño Naldo -que no marcaba desde diciembre de 2015-, y a partir de ese momento el Schalke tuvo las mejores ocasiones de gol y le puso muchas dificultades al Bayern para el juego de ataque.

En el 17, Sead Kolasinac tuvo una buena ocasión ante la que Manuel Neuer reaccionó con una gran parada, En el 40, Guido Burgstaller estrelló el balón contra el larguero y en el 41 Bernat logró quitarle el balón a Goretzka cuando iba a fusilar a Neuer.

Del lado del Bayern, Lewandowski tuvo una buena ocasión, en el minuto 42 con un remate al larguero.

Tras el descanso el Bayern mejoró y aumentó la agresividad pero no llegó a fabricar ocasiones claras sino hacia el final. La mejor la tuvo Javi Martínez que remató ligeramente desviado cuando estaba sólo dentro del área frente a la portería de Ralph Fährmann./ EFE

Fuente – MEREDIANO