(Foto El Nacional)

En la actualidad se puede decir que el venezolano deambula por las calles con muchos billetes, sin embargo esto ya no es un sinónimo de abundancias y riquezas, puesto que en Venezuela la crisis económica y la devaluación de la moneda han resaltado que el dinero no alcanza para sacarle ventaja a la crisis nacional.

El caso mas resaltante es el de los billetes de 100, cuya presencia en las calles del país continúa, aún cuando a principios de año se habló de que serían recogidos, para dar paso de una vez al nuevo cono monetario. Sin embargo rectificación, tras rectificación, mantienen a la población en una angustia perenne.

Los disturbios en Bolívar que acabaron con negocios destruidos. Esas fueron las primeras consecuencias de la medida gubernamental que luego volvería a repetirse  hasta el 20 de ese mes, más tarde hasta el 20 de febrero, y una vez más hasta el 20 de marzo, mientras los venezolanos quedaban perplejos con las contradicciones presidenciales.

Lo sucedido fue un ejemplo extremo de las situaciones que tienen que enfrentar los habitantes de un país que ha visto pulverizado el valor de la moneda nacional y que acumulará al final del 2017 su tercer año consecutivo con una inflación de tres dígitos. En el 2015 fue de 270 por ciento, según datos oficiales. En el 2016 se calcula que fue de 475.8 por ciento y en diciembre próximo habrá sido de más de 1,600 por ciento, según las proyecciones del Fondo Monetario Internacional.

Este fue un trabajo especial realizado por El Nuevo Herald, para leer el artículo completo clikee aquí

Fuente – El Carabobeño