Foto: Archivo

El Rally Dakar de 2018 saldrá desde Perú, país ausente del recorrido desde 2013, y pasará por Bolivia antes de finalizar en Argentina, anunciaron oficialmente este miércoles los organizadores en una conferencia de prensa en París.

“La décima edición del Dakar sudamericano saldrá de Lima el 6 de enero y llegará a Córdoba el 20 de enero”, indicó Etienne Lavigne, director de la prueba.

Será la 40ª edición del Rally Dakar (la 39ª de competición, ya que la de 2008 fue suspendida a última hora por las amenazas de atentados en el norte de África) y la décima que tenga lugar en suelo sudamericano, un aniversario que los organizadores celebraron con un balance muy positivo.

“Hace diez años que trabajamos en el continente. El Dakar en Sudamérica es fantástico, es una experiencia única. Hemos realizado recorridos de excepción, recorridos fantásticos y hemos estado en países apasionantes como Perú, Bolivia, Chile, Argentina y Paraguay”, afirmó Lavigne en una entrevista con la AFP este miércoles en París.

La gran novedad para 2018 será el regreso cinco años después de Perú, que ha reafirmado en los últimos días su intención de albergar el Dakar pese a las fuertas lluvias y dramáticas inundaciones provocadas por el fenómeno climatológico del “Niño Costero”, que se han cobrado recientemente decenas de víctimas mortales y han provocados importantes daños.

“No creo que haya riesgo sobre su presencia en el rally. Estamos en contacto día a día con los responsables peruanos. Tenemos una buena organización y ellos quieren mantener el evento. Hablamos además de un evento que será en enero, hay mucho tiempo hasta entonces”, explicó el director del célebre rally.

El país ya tuvo que abandonar la idea de participar en la edición 2016 del Dakar para concentrarse en la gestión de los riesgos relacionados con este fenómeno climático devastador.

El último Dakar estuvo también marcado por las malas condiciones meteorológicas. Dos etapas, la 6ª y la 9ª, fueron anuladas y otras tres recortadas. En total se anularon 1.495 kilómetros cronometrados de los 4.093 previstos inicialmente, es decir, más del 30% del recorrido.

De Lima a Córdoba 

Si las condiciones son las deseadas y no hay contratiempos de última hora, los participantes del Dakar-2018 comenzarán su aventura en Lima (6 de enero) y pondrán rumbo al sur, con dirección a Bolivia, donde está prevista una jornada de descanso el 12 en La Paz. Después la caravana afrontará la segunda parte de la prueba con destino a Córdoba, donde está programada la meta final para el día 20.

Los detalles de las diferentes etapas y el nombre de los participantes se presentarán el próximo mes de noviembre.

“Hace cinco años que no hemos ido a Perú, un país que en su época dejó huella y que existía un verdadero deseo de los participantes de regresar”, explicó Lavigne, máximo responsable del segundo acontecimiento del motor más mediático del mundo, solo por detrás de la Fórmula 1 y con mucha ventaja sobre los Mundiales de Rallies o de motociclismo.

El final del próximo Dakar será en la región de Córdoba, uno de los territorios de caza preferidos del francés Sébastian Loeb, nueve veces campeón mundial de rallies, que ganó en ocho ocasiones el Rally de Argentina entre 2005 y 2013. Aunque fue también en esas tierras donde perdió sus últimas opciones de ganar el Dakar-2017 frente a su compatriota Stéphane Peterhansel en la penúltima etapa de la pasada edición.

La relación entre el Dakar y Sudamérica se consolida año a año y desde la organización, mientras se prepara la edición de 2018, se piensa ya en futuros retos en el continente.

El director del rally explicó este miércoles que tiene “un sueño” para una edición del futuro: contar con Colombia y Ecuador, dos países que todavía no se estrenaron como anfitriones del evento, para un rally que pasaría por seis países del continente y que uniría Santiago de Chile con Cartagena de Indias. Pero eso es únicamente un deseo que no tiene por ahora fecha.

Fuente – El Carabobeño