Solo un autobús al día se ensambla en la planta Encava de Venezuela, ubicada en la Zona Industrial La Guacamaya de Valencia. Es un número que representa apenas 25% de la capacidad de la planta de la que tradicionalmente ha salido 75% de las unidades de transporte público que circulan en el país, una flota que actualmente está en crisis con la paralización técnica de más de 70%.

Cuatro vehículos por jornada colocaba en el mercado esa compañía hasta principios de 2016, cuando inició la crisis que se agudizó en septiembre al comenzar la ola de despidos que ya asciende a 100 por una reducción de personal que la firma se ha visto obligada a asumir.

José reyes es uno de los afectados con esa medida. El 15 de febrero le llegó la carta que lo desprendía de la relación laboral que tuvo por los últimos 19 años. Él, junto a un grupo de excompañeros, protestó la mañana del martes en las puertas de la empresa para exigir el pago de la liquidación ajustado a la legalidad. “Nos están ofreciendo 100 mil bolívares por año y en otras empresas similares les dan hasta 500 mil”.

Fuente – El Carabobeño