[ad_1]

No es muy habitual encontrar en el mundo del audio una firma española y, mucho menos, que se haya lanzado al mercado de la mano de un producto desarrollado gracias a una campaña de financiación colectiva. Este es el caso de EOZ Audio, una empresa afincada en Barcelona cuya primera apuesta son unos auriculares inalámbricos pensados para escuchar música, realizar llamadas de voz y usar los controles de voz de los smartphones iOS, Android y Windows. Resultan realmente interesantes tanto por su precio (119 euros) como por su diseño. 

Ergonómicos

Ficha técnina

Tamaño: 39 x 28 x 23,5 mm

Longitud del cable: 55 centímetros

Materiales: Aluminio, piel vegana, nano revestido ABS

Altavoces: Electrodinámico, diámetro 9 mm

Frecuencia: 20-20.000 HZ

Conectividad: Bluetooth 4.1; soporta aptX, aptX-LL y códecs AAC

Micrófono: Omnidireccional con reducción inteligente del ruido ambiente

Batería: Dos de litio de 50 mAh; 9 horas de autonomía y 90 minutos de carga

Otros: Almohadillas de espuma y de silicona, cartera de piel, incluye cable de carga USB

Precio: 119 euros

www.eozaudio.com/es/

EOZ One tienen la forma característica de los modelos deportivos, con ganchos para las orejas que ayudan a mantenerlos fijos en su posición con independencia de la actividad que se esté llevando a cabo, y un cable que los une y se sitúa por detrás de la cabeza, en la zona de la nuca. En su fabricación destaca el uso de acero en los ganchos, así como de piel vegana en el cable y en la funda de transporte. Los auriculares propiamente dichos han sido creados con una mezcla de acero y plástico ABS con revestimiento de polvo metálico. Según la firma, no es posible optar por aluminio en su totalidad por el riesgo de interferencias, aunque a nivel estético hubiera sido interesante. El resultado es un modelo sobrio y atractivo, que además es resistente al agua y al sudor, por lo que podría utilizarse incluso para hacer deporte. 

Cuentan con tres pares de almohadillas de silicona y otros tres de espuma con efecto memoria. Las primeras bloquean mejor el sonido ambiente, mientras que las segundas —muy parecidas a unos tapones para los oídos— se activan con el calor corporal para adaptarse al conducto auditivo. La elección de uno u otro tipo, así como el tamaño adecuado, es esencial para que los auriculares queden bien colocados, no se caigan con el movimiento y no dejen pasar demasiado ruido exterior. 

Lo mejor y lo peor

Lo mejor:

– Materiales

– Diseño

– Almohadillas con memoria

Lo peor:

– Control de reproducción

– Audio durante las llamadas

Audio convincente

Tras convertir los EOZ One en nuestros auriculares de referencia durante más de un mes, podemos afirmar que la calidad de audio no es precisamente su punto fuerte si se compara con los modelos de las firmas más tradicionales de sonido (por lo general, situados en un rango de precios superior). Ahora bien, el audio que entregan resulta muy convincente para quienes deseen escuchar su música preferida desde el móvil, con graves y agudos equilibrados cuando se utilizan plataformas de música en streaming como Spotify o con los archivos de audio guardados en el smartphone, aunque se suba el volumen al máximo. De esto se encargan sus altavoces electrodinámicos de 9 mm y una respuesta de frecuencia de entre 20 Hz y 20 kHz, así como la tecnología aptX, que permite conseguir una calidad próxima a la de los CDs a través de Bluetooth. 

Sin embargo, el mayor inconveniente de estos auriculares lo encontramos en el mando de control situado en el cable que sirve para encender y apagar el dispositivo, controlar la reproducción y cargar la batería. Se ha optado por un módulo de tamaño considerable fabricado con plástico ABS y que, además, transmite todas las sensaciones propias de este material. Asimismo, su ubicación supone que para acceder a los controles sea necesario llevar la mano a la zona situada bajo la oreja; una posición poco intuitiva, a la que cuesta un poco acostumbrarse y que afecta al sonido que recoge el micrófono durante las conversaciones en modo manos libres. 

Valoración y veredicto

Calidad-precio: *****

Diseño: ****

Innovación: ***

Manejo: ****

Extras: **

Veredicto:

Rotundamente bueno

Recomendable

Neutro

Más bien negativo

Muy negativo

La carga de la batería se realiza a través de un puerto microUSB situado en el lateral de este módulo. El cable no encaja del todo bien, y eso no ayuda precisamente a mejorar la opinión sobre el acabado de este componente. Ofrecen aproximadamente nueve horas de autonomía y se recargan en 90 minutos a través de la corriente eléctrica, pero también conectados al puerto USB de un smartphone Android gracias a la presencia de la tecnología OTG (On-The-Go). En este caso, no hay que preocuparse por agotar la batería del móvil: se necesita solo un 5% de su energía para llenar la batería de los EOZ One por completo. Un aspecto a mejorar son los avisos del estado de la carga: se limitan a alertas de audio durante la reproducción cuando está a punto de agotarse, por lo que el tiempo de reacción es mínimo y es común quedarse sin música en el momento más inoportuno. 

En líneas generales, el uso de los EOZ One es sencillo, y solo implica un enlace con el smartphone a través de Bluetooth: para inducir el modo de emparejamiento en los auriculares, hay que presionar durante 5 segundos el botón de encendido hasta que una luz LED se ilumina en los tonos adecuados. A partir de ahí, basta con encenderlos y darle al play

La competencia

– Apple AirPods

– JBL Reflect Mini Bluetooth

– Bose QuietComfort 30

– Bang&Olufsen H5

– Panasonic BTS30

Atención a los detalles

Su fácil uso, la versatilidad y el buen acabado de estos auriculares, unido a un precio ajustado, hacen que consideremos los EOZ One como un modelo a considerar si buscamos unos auriculares inalámbricos. No entran en la lucha por la mejor calidad de sonido, pero sí que ofrecen una alternativa para los usuarios que valoran más otros aspectos. Hay margen de mejora, y sería interesante que en las próximas versiones se rediseñe el mando de control o se añadan avisos del estado de la batería.

Fuente – EL PAÍS