Foto: @Gdealmeida

El partido correspondiente a la ida de los cuartos de final del Torneo Apertura entre el Aragua FC y el Carabobo FC en el Estadio Hermanos Ghersi de Maracay, fue suspendido por “motivo de fuerza mayor”.

La razón fue la constante violencia en las horas previas al compromiso y en el horario en el cual se tuvo que haber disputado el juego. La barra de Carabobo FC se hizo presente antes de la disputa e ingresó luego de enfrentamientos a la localidad apartada para los simpatizantes locales.

La barra del Aragua FC ante la situación se movilizó a la tribuna principal, desde donde lanzaron objetos contundentes a los futbolistas del granate. Con situación de tensión pudieron los integrantes del plantel carabobeño ingresar a los camerinos.

Posteriormente los cuerpos de seguridad acudieron a desalojar por dentro del campo a la parcialidad visitante hacia el ala izquierda de la tribuna principal, donde se encontraban algunos aficionados del Aragua, lo que produjo otro enfrentamiento.

Foto: @Gdealmeida

La batalla campal siguió en el estacionamiento del Estadio aragueño, donde ademas hubo detonaciones por parte de las fuerzas policiales para dispersar y mantener el orden publico. Ante la situación de incertidumbre los delegados, junto a las directivas de ambos equipos, decidieron suspender el partido.

Es evidente que falló de la organización de seguridad por parte del equipo local, lo planeado no fue ejecutado y todo terminó con enfrentamientos. La decisión final la tiene el Consejo de Honor de la Federación Venezolana de Fútbol, quien determinará si se confisca el encuentro a favor de la visita o la fecha de reprogramación.

El defensor central de la oncena valenciana Carlos Rivero, se pronunció a traves de su cuenta en twitter, pidiendo una “ejemplar sanción ante la negligencia del conjunto local”.

Fuente – El Carabobeño