Fuertes destrozos en CC Camino Real en Nueva Barcelona. (Foto de @Venenaz1969 )

Unas 20 personas resultaron heridas en medio de una fuerte represión por parte de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y la Policía Nacional Bolivariana  (PNB) en el Lechería, estado Anzoátegui.

Gustavo Marcano, alcalde de Lechería, informó que se han atendido a los heridos y otras personas por asfixia con bombas lacrimógenas, así como por perdigones y otras lesiones.

En la zona norte del estado, se conoció que en las residencias Guaica Real, los funcionarios lanzaban bombas lacrimógenas  hacia el interior de las edificaciones; mientras que en el sector Vista Mar, los vecinos reportaron que uniformados armados se encontraban ubicados en las azoteas de los edificios.

En el sector Las Palmeras también se registró una fuerte represión a los ciudadanos que se encontraban protestando de manera pacífica.

En otras localidades del estado oriental, en horas de la mañana se supo de ataques a locales del CC Camino Real de Nueva Barcelona. Un video difundido en la red social  Twitter muestra cómo personas ingresaban a una farmacia.

En la avenida Fabricio Ojeda, antigua Costanera, donde se encuentra ese centro comercial, usuarios cerraron el paso vehicular. Algunos denunciaron que supuestamente, fueron robados por los habitantes del barrio Fernández Padilla, reporta el diario El Tiempo.
Vecinos de la  avenida Juan de Urpín de Barcelona lanzaron piedras a los funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que intentaban  reprimir a los  protestantes. Los uniformados retrocedieron cuando vieron que no podían con la multitud, según reportaron testigos.
En la avenida Intercomunal Jorge Rodríguez, a la altura de la urbanización Fundación Mendoza, residentes hicieron barricadas y trancaron la vía en sentido Barcelona – Puerto La Cruz.
En Boyacá I y III  también hubo protestas en contra del Gobierno de Nicolás Maduro, la noche de este lunes. Y a las 11:00 pm reportaron que estaban violentando un comercio propiedad de asiáticos, en la Juan de Urpín.

Fuente – El Carabobeño