(Foto Twitter)

Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

Los problemas con el suministro de gasolina no han terminado. La producción en las plantas de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) seguirá siendo deficiente pese a la llegada a costas carabobeñas de siete contenedores con aditivos necesarios para la fabricación del combustible que, en la suma, representan 0,22% de lo requerido para satisfacer el consumo diario.

Según refleja la revista digital Informes, que edita Cámara de Comercio de Puerto Cabello, el lunes 13 de marzo arribó al muelle 24 el buque San Alessio con un total de 154 mil kilos de catalizadores que se traducen en 968,55 barriles. La fórmula de producción en la estatal establece la mezcla de un barril de hidrocarburo y 10 del componente importado para la elaboración de seis barriles de gasolina, explicó Iván Freites, secretario de profesionales y técnicos de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros en Venezuela. Esto indica que con la mercancía, que aún está en trámites de nacionalización, solo se contribuye con la producción de 581,13 barriles del combustible escaso desde hace dos semanas en la región.

El consumo de gasolina en el país es calculado en 260 mil barriles diarios (b/d), esto quiere decir que lo importado alcanza para el abastecimiento de menos de una hora y para cubrir 1% de la capacidad operativa actual de las plantas catalíticas del país, de las que solo funcionan Cardón y Amuay para un aporte de 55 mil b/d, mientras que El Palito y Puerto La Cruz están paralizadas por severas fallas en sus líneas que durante los últimos cuatro años no recibieron mantenimiento.

PÉRDIDAS POR ESCASEZ

Propietarios de bombas de gasolina tienen cuentas negativas. No hay ecuación que les favorezca ante las fallas en el suministro que originan una facturación de 37 mil bolívares diarios, a razón de un bolívar por litro, que es el equivalente en venta de una gandola cargada de 37 mil litros.

Las deficiencias continúan. 27 estaciones de servicios de las 97 que hay en la entidad, hasta el mediodía de este lunes permanecían sin ser surtidas desde Yagua. Esto se traduce en 27,83% de las gasolineras sin inventario.

El pago de la nómina a los trabajadores está en riesgo. Con las fallas en el suministro los ingresos han caído en más de 50%. El gremio teme que se continúe con esta situación ya que esto podría a la  cesantía de trabajadores que ha venido ocurriendo desde el año 2015 cuando habían 128 puestos de distribución de combustible y en la actualidad no se llega al centenar de estaciones.

La mayoría de las estaciones lo que están es recibiendo es gasolina de bajo octanaje y los propietarios de las bombas están preocupados ya que se trata de una semana con irregularidad en el suministro sobre todo de 95 octanos, precisó un vocero de la Asociación de Expendedores de Gasolina  de Carabobo (Acegas).

Fuente – El Carabobeño