[ad_1]

César Sequera Ramos || @CSequera11

Aunque es común que en este tipo de encuentros se termine llevando los focos el jugador que menos se espera, laedición 51 del Super Bowl de la NFL cuenta con varios nombres que tienen una importancia fundamental en la previa.

Esos jugadores que son determinantes en sus respectivas organizaciones, y que tanto Falcons como Patriots necesitan un buen rendimiento para estructurar el camino al campeonato.

Tom Brady

Al aparecer en el debate del mejor mariscal de todos los tiempos en la NFL, es una obviedad decir que Tom Brady es uno de los jugadores claves en el encuentro. Controla la ofensiva del equipo, se encarga de apoderarse del balón y es la principal arma para conseguir los puntos para Nueva Inglaterra.

Si Brady tiene la capacidad de mantenerse en control, evitar las cargas y mantiene fuera de circulación a la ofensiva de los Falcons, la mitad del camino para los Patriotas se recorrió.

Asimismo, con 39 años de edad, quizás Tom Brady esté disputando su último rodeo en un Super Bowl, razones suficientes para tener los ojos sobre cada secuencia ofensiva de su equipo.

Matt Ryan

Luego de una temporada regular donde completó 4.944 yardas, 38 pases de anotación y un rating de 117.1, Matt Ryan se terminó quedando con el MVP y una de las mejores temporadas que ha tenido un mariscal en la historia de la NFL.

Pero todo eso ya está en el pasado y jugador afronta el reto más grande en su carrera. Ryan tendrá que encontrar la forma de mantener encendida esa ofensiva que llevó el equipo a Super Bowl y tener la capacidad de hacer esa gran jugada que todos los campeones realizan en los momentos determinantes.

Leer a una de las mejores defensivas de la liga, mantener activo a todos sus receptores y encontrar espacios en el campo, será la tarea de un Matt Ryan que tendrá que superar a uno de los mejores de la historia del fútbol americano.

Julio Jones

Es considerado el mejor receptor de la actualidad, porque brilla más en el campo que fuera de él. Pero Bill Belichick sabe eso y le colocará una marca férrea que Julio Jones tendrá que buscar la forma de quitarse.

Más allá de los pases que puede atrapar o las yardas extras conseguidas, Jones será clave porque tiene la capacidad de atraer atención y abrir espacio para sus colegas. Sanu y Gabriel pueden sacar provecho de eso o los corredores que tendrán menos cuerpos enfrente.

Malcolm Butler

Butler es quizás el mejor jugador defensivo de los Patriots y tendrá la complicada tarea de marcar a Julio Jones. Quizás sea imposible frenarlo en su totalidad, pero si tiene la capacidad de contenerlo sin necesitar doble marca, ya Nueva Inglaterra se sentirá contento.

Que Malcolm Butler tenga una buena actuación será fundamental para su equipo. Asimismo, el esquinero ya tiene la experiencia de jugar en un escenario como el Super Bowl y también puede ser un dolor de cabeza para Matt Ryan.

Vic Beasley

La defensiva de los Atlanta Falcons no es tan buen como su ofensiva y eso es claro. Su juventud y pocos nombres de peso es una de la preocupación de su fanaticada, pero tienen la esperanza que Vic Bealey pueda ser determinante.

Beasley es un poco desbocado, y esa intensidad es un arma de doble filo. Si está en un buen día, puede ser el hombre que le meta presión a Brady y no lo deje asentarse a lo largo del encuentro.

Fue uno de los mejores cazadores de quarterbacks de la NFL este año, pero sus compañeros no acaban de alcanzar el nivel esperado. Por eso tendrá que mantener su nivel alto y sacar la cara por la tan criticada defensa de Atlanta.

Fuente – MEREDIANO