Foto cortesía de: @RRequesens

El acceso a la avenida Urdaneta en Caracas fue cerrado este martes por estudiantes de la Universidad Central de Venezuela, para exigir mayor seguridad en la casa de estudio, puesto que una serie de hechos delictivos dentro de las aulas y en las diversas áreas del campus.

La manifestación los llevó hasta la sede del Ministerio de Interiores, Justicia y Paz, al que accedió Rafalla Requesens, presidenta de la Federación de Centros Universitarios de la UCV, en donde planteo las exigencias a un vocero del despacho del Ministerio. Alguna de esa peticiones fueron: dotación de funcionarios en las entradas de las universidades y equipos de seguridad para los vigilantes.

La dirigente estudiantil realizó un llamado a las autoridades para cumplan y hagan su trabajo. Miembros de la sociedad civil también apoyaron la protesta y exigieron que se tomen mayores medidas de seguridad en el país.

Múltiples robos dentro de la universidad llevaron una vez más al estudiantado a tomar las calles, en una protesta pacífica para generar una reacción sobre las autoridades que aún no han tomado medidas.

Fuente – El Carabobeño