(Foto CNN)

La firma de inversiones estadounidense Goldman Sachs compró 2.800 millones de dólares en bonos al Banco Central de Venezuela en una reciente operación que ha generado las críticas de la oposición al Gobierno de Nicolás Maduro, según informó The Wall Street Journal.

El diario citó a un funcionario venezolano relacionado con las finanzas, quien confirmó la venta pero no dio más detalles, y a tres personas cercanas a la transacción, según las cuales Goldman Sachs compró los bonos a través de un bróker en lugar de negociar con el Gobierno.

El departamento de gestión de activos de Goldman pagó 31 céntimos por dólar, es decir, unos 865 millones, por los bonos emitidos por la compañía estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) en 2014 que vencen en 2022, de acuerdo con cinco fuentes cercanas a la operación consultadas por el periódico.

El precio de los bonos, que estaban en posesión del Banco Central de Venezuela, supone una rebaja del 31 % respecto del mercado de valores venezolano que vence el mismo año.

La inversión se produce en medio de una ola de protestas a favor y en contra del Gobierno de Nicolás Maduro que en ocasiones acaban en violencia y, desde hace casi dos meses, han dejado 59 muertos y un millar de heridos, según cifras de la Fiscalía.

Con una economía que ha caído un 27 % desde 2013, señala el diario, esta transacción es un “salvavidas” financiero para el Ejecutivo venezolano, cuyos detractores criticaron la decisión de Goldman tanto desde el punto de vista ético como el económico.

El legislador de la oposición Ángel Alvarado, miembro del comité de finanzas del Congreso venezolano, consideró que la firma de inversiones se ha puesto “en el lado erróneo de la historia”.

Según las fuentes del diario, la operación responde a un incremento de las participaciones venezolanas por parte del gestor de activos de la compañía, puesto que “un cambio en el Gobierno podría más que duplicar el valor de la deuda”, que se comercia a precios rebajados por miedo al impago.

Los bonos venezolanos se comercializan ampliamente por su alta rentabilidad y por el compromiso expresado por el presidente de pagar las obligaciones de deuda.

Venezuela debe pagar 4.600 millones de dólares para saldar su deuda hasta finales de año.

El jueves, cuando se completó la operación de compra por parte de Goldman Sachs, las reservas internacionales del Banco Central de Venezuela pasaron de 442 millones de dólares a 10.800 millones, según estadísticas oficiales.

Fuente – El Carabobeño